Los mejores relatos eroticos de infidelidad

www.tomasexo.com

Relatos Eroticos / Con la hermana de mi novia

Con la hermana de mi novia

Relato añadido: 04/02/2009

Esta historia sucedió hace un par de meses, sólo la sabemos dos personas, por supuesto una de ellas soy yo y la otra la conoceréis dentro de un ratito. Bien ante todo me presento para mantener mi anonimato me llamare José, tengo 25 años, yo llevaba por aquel entonces 1 año largo con mi novia la llamare Mari, una rubia de un metro setenta muy buena todo hay que decirlo, unas tetas bonitas firmes, de esas que gustan ver y tocar, unos labios de esos que te besan y te derriten bueno os podéis hacer una idea, bien mi novia que aún lo es, es de dinero su familia tiene dinero y posee una casa muy grande aquí en la ciudad donde vivimos, pues a los seis o siete meses de estar con ella me presentó a su familia, gente fantastica y una hermana que tiene tres años más que mi novia 26, iba pasando el tiempo y cada día hacia más amistad con su hermana pongamos que se llama Beatriz, ella tiene novio formal lleva más de 5 años con él pero en fin no me desviaré del asunto que vengo a tratar hoy.

La confianza con Beatriz se iba haciendo mayor, pero solo era amistad, nunca pensé que pudiera llegar a algo con ella porque tampoco lo había imaginado, el caso es que un día entre unos amigos la pandilla, alquilamos una casa en un pueblo muy conocido aquí en mi tierra, una casa giagnte para pasar un puente, y la primera noche estaba con mi novia en la habitación muy caliente tanto yo como ella, y en la habitación de al lado estaba mi cuñada con su novio haciendo el amor, lo sé porque las paredes eran muy finas y se escuchaba todo, Mari mi novia se cortó un poco al escuchar a su hermana gimiendo de gusto puesto que su novio le estaba dando caña de la buena, esto me puso, a mí, a 100 entonces me puse a pensar como follaría mi cuñada, que todo hay que decirlo estaba muy buena, más que mi novia, pero mi novia se empezó a poner cachonda y acabamos follando también, el caso es que al día siguiente mi cuñada estaba en la casa haciendo el desayuno y yo me levanté temprano, muy temprano para ducharme pero al verla en la cocina con una camisa de esas de hombre que se ponen las mujeres mi polla empezó a ponerse guarra, sus piernas al desnudo y podía divisar sus braguitas negras cuando ella se aupaba a coger algo, me senté en la escalera a observarla, hasta que se dio cuenta y me dijo que por qué la miraba y le dije que estaba muy sexy, y a ella eso no pareció gustarle mucho, y se fue a su habitación, yo me fui al lavabo, porque tenía la verga como la de un caballo de grande y gorda me la había puesto a 100 y en la ducha me hice una paja para aliviar mi calentura, bien pasaron las horas y llegó la noche.

Entonces salimos de fiesta por el pueblo, comenzamos a beber y yo la cogí doblá es decir que me emborraché, entonces decidieron llevarme a la casa mi novia, que no soportaba ni sopota verme borracho se enfadó y se negó a acompañarme, entonces Beatriz dijo que estaba algo cansada y que no le importaba llevarme puesto que éramos cuñados y su novio tenía mucha confianza en ella y en mi puesto que nos conocemos desde hace mucho tiempo, al llegar a la casa Bea me metió en la cama y se fue a su habitación, pero dejó la puerta entreabierta, yo me levanté porque la borrachera no era para tanto y me asomé a su puerta entonces la vi como se desnudaba, la tenía en frente de mi en bragas y sujetador negro qué delicia de mujer, aunque no me lo podía creer la borrachera me desapareció del tirón, me acerqué a ella sin pensarlo porque tenía que follármela como fuera y me puse justo detrás de ella, entonces le acaricié por la espalda y Bea no se movió es más parecía que le iba el rollo mis manos se acercaron a sus tetas firmes y grandes como nunca las había visto y ella empezó a rozar su culito con mi paquete, entonces me dijo esto que vamos a hacer no se repetirá nunca más, y yo le dije que sí, que lo que ella dijera, entonces agarró mi polla y me dijo esto que te voy a hacer no te lo hará mi hermana en su vida, agarró la polla y se la empezó a comer como una loba, mmmm aún lo recuerdo y comparo con mi novia y llevaba la razón, estaba comiéndose mi polla, entonces me llevó a la cama y se puso en posición de 69, colocó su coño en mi cara y me dijo trágatelo hasta que te hartes, y eso hice comerme ese espléndido coño, una vez empapado de su flujo se puso encima mía y se la metió entera hasta dentro estábamos follado como locos, hasta que ella notó no sé cómo que yo ya no aguataba más y que me iba a correr, entonces se la sacó y se la volvió a comer entera, entonces le dije que me corro , y se la puso en sus tetas y allí me corrí, una de las mejoras corridas de mi vida, ella se rió y me dijo cuñao cómo follas y me echó de su habitación al día siguiente quise comentarle lo bien que lo pasé pero ella me dijo que no quería saber nada y que aquello pasó y pasó, todavía no lo sabe nadie pero esta aventura la comparto con todos vosotros espero que os haya gustado al menos una décima parte de lo que me gustó a mí.

Categoría: Infidelidad | Comentarios: 0 | Vista: 3125 veces

Agregar a Favoritos Agregar Voto Comentar Relato

Comentarios



No se han encontrado comentarios.


Recomendados de Tomasexo.com