Los mejores relatos eroticos de maduras

www.tomasexo.com

Relatos Eroticos / Primera mamada

Primera mamada

Relato añadido: 02/05/2009

Después de aquella primera vez en brazos de mi tía, no paso mucho tiempo antes de repetirlo, ese mismo día en la tarde lo volvimos a hacer, casi durante todas las vacaciones lo hicimos a diario, excepto por los domingos y alguno que otro sábado, mis visitas eran frecuentes por lo menos dos veces a la semana la visitaba.

Al principio solo lo hacíamos de dos maneras, ella arriba o yo arriba, mi tía solo había hecho el amor unas cuantas veces con otros antes que yo, solo tiene una hija 5 años menor que yo y eso era todo su pasado amoroso, así que no sabia de posiciones ni nada parecido, por lo que tuve que comenzar a buscar nuevas formas en revistas porno y cuentos de esos en los que parecen caricaturas, he ahí una gran fuente de conocimiento.

Lo primero que se ve en las revistas porno son las mamadas, así que esa fue primer cosa que le enseñe a mi tía. Una tarde como cualquier otra llegue y como ya nos habíamos acostumbrado, la comencé a besar desde la puerta, me dijo que entrara en el cuarto y que la esperara, que solo iba a decirles a sus trabajadoras que se fueran para así poder estar solos, cuando regreso a la habitación yo estaba desnudo en la cama mi tía se desvistió rápido y se monto en mi, le dije que porque no probábamos nuevas experiencias, nuevas formas de hacerlo, mi tía se rió y me pregunto que cuales eran esas, yo también me reí y abrí mi mochila y saque un montón de revistas porno, las puse sobre la cama y las hojee, hasta la parte donde había una historia donde una puta le mamaba la verga a un cabrón y después este le mamaba el coño a ella, mi tía se rió y me pregunto que si eso era lo que yo quería, le dije que si y entonces empezamos.

Como yo estaba en una de las orillas me pidió que me acercara, tomo mi verga y vio a la cara y la masajéo hasta que se puso bien dura, estaba acostada así que se sentó en la orilla de la cama y la metió en su boca, nunca lo había hecho así que no sabia y por poco vomita, después de un rato de solo masajearla, lo volvió a intentar, solo que esta vez no se la metió toda, comenzó a besarme la punta y darme mordidas pequeñas, yo brincaba cada vez que lo hacia, cuando se dio cuenta de cómo tenia que hacerlo, dejo de masajearme con la mano y comenzó a mamarla, de cuando en cuando se detenía, me veía a la cara y me preguntaba si me gustaba, yo solo le decía que si con la cabeza y ella seguía, estuvo mamándome la verga un buen rato hasta que comencé a sentir como empezaba a tener un orgasmo, no le dije nada a mi tía y ella siguió, no aguante mucho y me corrí en su boca, escupió un poco, pero siguió mamando hasta que no quedo ni una gota, le dije que tenia que ir al baño por que me estaba miando, me soltó y corrí al baño, ella llego atrás de mi y me dijo que si necesitaba ayuda, al mismo tiempo que me agarraba la verga y me dirigía, acabe y ella se enjuago la boca y regresamos a la cama.

Me dijo que ahora era mi turno de mamar, así que se tendió en la cama y abrió las piernas, tenia mucho vello por lo que tuve que despejar un poco con mis dedos, comencé a lamer sus labios, después de un rato comenzó a lubricar y era algo exquisito, mi lengua apenas tocaba la parte interna de su coño pero mi tía gemía de placer, era territorio inexplorado, ningún hombre había saboreado aquellas delicias, después de un rato comencé a succionar, su clítoris se estaba hinchado, era muy notorio, en ese entonces no sabia que era y comencé a morderlo, comenzó a gemir muy fuerte y atrapo mi cabeza con sus piernas, me tenia muy apretado y jalaba mi cabello mientras gemía, cuando comencé a sentir que no podía respirar deje de morderle el clítoris y le abrí las piernas, me pidió que no parara y que siguiera haciéndoselo, no me negué y volví a morder su clítoris, lo chupaba y jalaba como si fuera su pezón, siguió jadeando y gimiendo unos minutos mas y el diluvio comenzó.

Comenzó a lubricar mucho su vagina, yo trataba de comerme todo lo que saliera pero no podía, de pronto sentí en mi boca una sensación diferente, deje de lamer y vi lo que salía, era como semen pero sabia que no podía ser eso, dude un poco entre seguir mamando o cogerla, pero si ella se había tragado parte de mi semen por que yo no iba a hacer lo mismo, así que comencé a lamer y tragarme todos sus fluidos, mi tía estaba muy excitada, me pidió que le parara al mismo tiempo que trataba de ponerse en pie, no la deje, le seguí comiendo el coño hasta que sentí un chorro en mi boca, se había orinado en mi boca, al instante no sabia lo que era ni me importaba, yo solo succionaba todo que tenia, cuando me di cuenta de lo que me había tragado eran sus miados casi me vomite, pero no lo hice, en lugar de ello me fui al baño a lavar la boca, como habíamos empezado tarde, como a las 5:30, cuando salí del baño estaba muy oscuro, me acerque a la cama y mi tía se encontraba muy caliente todavía, me dijo que le había gustado esta nueva forma de coger, pero que ella tenia ganas de tener mi verga adentro, así que no la hice esperar y la cogí un buen rato.

Desde aquella primer mamada que me dio, nunca lo hemos dejado, antes de hacer el amor bien hacemos un pequeño 69 para lubricarnos y ponernos mas calientes.

Categoría: Maduras | Comentarios: 0 | Vista: 5591 veces

Agregar a Favoritos Agregar Voto Comentar Relato

Comentarios



No se han encontrado comentarios.


Recomendados de Tomasexo.com